FIFA
#Sin balón

Presión alta

FIFA, 2-11-2022

FIFA
left
right

La presión alta puede resultar excelente para recuperar el balón en el tercio de ataque; además, también puede ser muy efectiva a la hora de ahogar la construcción del ataque del adversario.

Es una táctica de ataque puesta en práctica por aquellos equipos con la línea defensiva muy avanzada, a menudo incluso dentro del medio campo rival, justo por delante de la divisoria.

La presión exige una organización cohesionada de los equipos, además de una buena condición física. Si la presión no está estructurada, y el equipo que la ejerce lo hace de manera descoordinada, actuando como una suma de individuos en lugar de como un bloque, el adversario puede aprovechar los posibles espacios que se generen en determinadas zonas del campo.

En este artículo se presta atención a la presión alta que pusieron en práctica varias selecciones durante la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA Uruguay 2018™. En el informe técnico de la FIFA sobre el torneo se afirma que «la mayoría de los equipos ejercieron una presión alta con y sin balón, una táctica dinámica y sofisticada».

PRINCIPIOS FUNDAMENTALES DE LA PRESIÓN ALTA

  •       Estructura del equipo
  •       Tender trampas para recuperar el balón
  •       Intensidad

ESTRUCTURA DEL EQUIPO

A la hora de ejercer una presión alta, es fundamental que los equipos mantengan un dibujo táctico sólido a lo largo y ancho del campo, desde el portero a los delanteros. La organización defensiva exige guardar una distancia adecuada entre las líneas; además, el equipo debe mantenerse compacto para no permitir que el adversario supere las líneas mediante pases al hueco.

En el siguiente vídeo se destaca la estrategia empleada por Alemania contra la RPD de Corea. La presión es algo desorganizada, pero suficientemente efectiva para obligar a las coreanas a enviar un pase largo por el centro del campo. Aunque las defensoras alemanas mantienen una línea adelantada, se ven superadas tanto por el balón como por la incursión de la delantera centro. La guardameta alemana está ligeramente atrasada, pero su posición inicial le basta para llegar hasta el balón y jugarlo hacia adelante, una acción que acaba traduciéndose en un saque de banda para su equipo.

La presión alta de Alemania le permite recuperar el balón en cuestión de segundos.

TENDER TRAMPAS PARA RECUPERAR EL BALÓN

Al ejecutar una trampa de pressing se invita al adversario a jugar de un modo determinado en virtud de su formación. Los equipos pueden emplear diversos tipos de trampas de pressing para animar al adversario a jugar de un modo predecible que les brinde la oportunidad de hacerse con el balón.

En última instancia, si un equipo es capaz de utilizar su sistema y estructura para orientar al adversario hacia partes favorables del campo, es posible tender trampas para recuperar el balón.

En las siguientes imágenes, el equipo sin la posesión permite al adversario sacar el balón jugado. A continuación, le tiende una trampa, al incitarlo a superar una línea central mediante un pase a una delantera, en una acción predecible.

En el enlace inferior se muestran imágenes de cómo las dos centrocampistas se posicionan para dejar espacio entre las líneas, a la vez que se preparan para presionar rápidamente en caso de que el balón se juegue hacia las bandas. La delantera centro está bien colocada para presionar rápidamente en caso de que el balón se retrase a la portera, aunque la posición del cuerpo de la jugadora con la posesión lo convertiría en una opción arriesgada.

Al permitir a su rival pasar hacia adelante, la defensora puede presionar desde detrás a la jugadora que recibe el balón. En las imágenes anteriores se puede apreciar cómo, una vez marcadas todas las jugadoras del equipo en posesión, el equipo sin el balón tiende una trampa para recuperarlo. En el mismo momento en que la jugadora con el balón avanza con algo más de decisión, levanta la cabeza y retrasa el pie para pasar hacia adelante a la compañera que se ofrece, la defensora ejerce sobre esta última una presión intensa desde detrás.

Debido a la presión, la destinataria del balón se ve obligada a jugarlo hacia atrás. Esta acción da pie a una nueva presión intensa que fuerza a las compañeras a apoyarse en su portera, cuyo error en el golpeo genera un disparo a puerta.

Una presión colectiva intensa fuerza una pérdida cerca del área rival y se traduce en una oportunidad.

INTENSIDAD

No tiene sentido que un equipo presione sin intensidad si su intención es recuperar la posesión en el tercio de ataque. Debido a la dificultad para presionar durante los 90 minutos, es fundamental elegir el momento idóneo para hacerlo. Para garantizar la intensidad adecuada, resulta útil establecer señales que marquen cuándo y cómo presionar. Es vital que, cuando tenga lugar la presión, todos los jugadores conozcan dichas señales, los detalles de la estrategia y la organización de su propio equipo. 

Hay otros factores que deben tenerse en cuenta a la hora de ejercer una presión alta, como la situación del partido, incluido especialmente el marcador. Por ejemplo, los equipos suelen estar cansados en los últimos minutos de la primera mitad, por lo que puede que en ese momento convenga reservar energías y replegarse a un bloque medio o bajo, a fin de restringir la zona de juego hasta el descanso. Del mismo modo, si un equipo va por delante en el marcador a falta de solo unos minutos, puede replegarse a un bloque medio o bajo para proteger su ventaja y no ofrecer al adversario la oportunidad de aprovechar los espacios que pueda generar una presión desorganizada.

En las siguientes imágenes, la selección de Brasil presiona a la sudafricana. Gracias a esta acción, consigue robar el balón a la jugadora que estaba en su posesión y marcar.

En el siguiente vídeo se muestra la secuencia completa. Cabe destacar cómo, en el momento de presionar, la jugadora que acabará marcando orienta el cuerpo para impedir un pase en horizontal y poder perseguir el balón en caso de que la defensora opte por pasarlo hacia delante. La defensora también se ve perjudicada por su posición corporal, ya que le impide apoyarse en su portera. Tal y como se ha destacado anteriormente, la colocación de las demás jugadoras brasileñas les permite presionar en caso de pase hacia delante.

Tras presionar a la jugadora sudafricana en posesión, Brasil acaba robando el balón y marcando.

RESUMEN

A la hora de planificar una presión alta, se deben tener en cuenta una serie de aspectos. El equipo debe mantener una estructura sólida en la que todos los jugadores asuman la táctica, conozcan sus funciones y responsabilidades y actúen al unísono. Las líneas del equipo deben mantener una distancia adecuada para impedir que los jugadores rivales encuentren espacios entre dichas líneas en los que puedan recibir y conservar el balón. También es necesario mantener una línea defensiva avanzada para poder adelantar la del centro del campo y apoyar a la de ataque. La colocación del portero es igualmente importante. En este sentido, es necesario que su punto inicial esté adelantado, a fin de interceptar posibles balones largos que lleguen por alto.

Valora tu experiencia

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

El sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.